La Empresa / Historia


Marco Trappa

En la pequeña y pintoresca localidad de Allen, situada en el centro del Alto Valle de Río Negro, 45 años atrás un padre y su hijo se unieron en sociedad para explotar el transporte de personas, adquiriendo para ello un colectivo Ford modelo 1941 a familiar de los mismos. Inicialmente trasladaban vecinos a bailes, peñas, excursiones, clubes y a habitantes de chacras con dificultades para viajar al pueblo, atenderse la salud o enviar sus hijos al colegio. Tal emprendimiento lo llevan adelante Don Guillermo Kopprio y su vástago Julio Guillermo, hijo y nieto respectivamente del inmigrante suizo Wilhem Gaspar Kopprio pionero de esa incipiente población en la que instaló el primer vivero frutícola de la región, a principios del siglo XX.

Si bien la unidad comprada se la conocía en el pueblo con el nombre de Ko-Ko (iniciales de sus primitivos dueños Jorge Kopprio y Kovalow, su esposa) los nuevos propietarios Kopprio - Kopprio optaron por conservar tal denominación comercial. No pasó mucho tiempo sin que el Intendente del vecino pueblo de Cnel. Fernandez Oro, Señor Remo Santarelli, los interesára para llevar los estudiantes de ese lugar a los establecimientos educativos de Don Bosco y Manuel Belgrano de Cipolletti, a cuyo titular municipal, Señor Julio Salto, le atrajo la idea de intercomunicar ambos puntos en forma regular.

Con la anuencia del jefe de gobierno comunal de Allen, Señor Ramasco, para utilizar a dicha localidad como cabecera de un servicio intercomunal, Ko-Ko inauguró el 25 de Mayo de 1966 la atención de la traza Allen – Fernandez Oro – Cipolletti y viceversa.

Lógicamente, la prestación en cuestión demandó en principio la incorporación de otra unidad, ya mas moderna, un Mercedes Benz Modelo 60. Poco mas tarde, el primer cero Km. de igual marca, adquirido con ayuda crediticia del Banco Rio Negro y Neuquén, exigió entonces la toma de personal de conducción, tarea que hasta ese momento la operaban Padre e hijo. De aquí en adelante la cantidad de vehículos fue acrecentándose paulatinamente como así sus conductores.

El crecimiento de la comarca valletana, la necesidad de acercar poblaciones, mover mano de obra ocupada en la fruticultura y la buena recaudacíon tarifaria lograda fueron el aliciente para gestionar y obtener permisos de nuevos recorridos hacia otras localidades, tal como a Gral. Roca y Villa Regina por los caminos de chacras, primero, y ruta 22 más tarde. La prestación interprovincial a Neuquén fue otra conquista, como así ganar la licitación para operar entre Bariloche y San Martin de los Andes. En la actualidad, a estos servicios y los urbanos prestados en el Alto Valle los complementan prestaciones diarias de línea a la Capital Federal. Asimismo, en esta actividad comercial, los viajes especiales para el turismo dentro del territorio nacional y países limítrofes observan similar atención y calidad.

Hoy la firma Ko-Ko, con un parque móvil de 100 unidades de última generación y dotación de personal operativo, técnico y administrativo de 250 almas, siente el orgullo de haber nacido, invertido capital, esfuerzo y creado fuentes de trabajo en Allen, ciudad de honroso pasado, sólido presente y prometedor futuro.